¿Qué saber antes de vender en una tienda online?

Las prisas no son buenas consejeras. Nunca lo han sido. Con la crisis del coronavirus, muchos propietarios de negocios se han dado cuenta de las ventajas de vender online, pero esto tampoco es nada nuevo. El comercio electrónico avanza a pasos agigantados.

Parece que, volviendo un poco la calma, lo mejor es pensar con la cabeza fría. ¿Ayudará una tienda online a reflotar un negocio que antes no tenía? Podría ser, pero haciéndose las preguntas adecuadas.

No os queremos engañar, simplemente hacer una tienda online y pensar que vas a ponerte a vender, como un loco, no es cierto. Hay que pensar más allá de lo que es la propia página o de su diseño, ¡pero para eso hay que tomarse un tiempo!

En o10media, somos expertos en la creación de tiendas online, pero también te podemos asesorar en cómo promocionar tu sitio web o proporcionar servicios de marketing online que ayuden a tu e-commerce a generar mayor visibilidad, ¡y a vender más!

8 Preguntas que debes hacer antes de vender online

Para hacer una correcta planificación, la estrategia para vender online se debe de basar en muchas cuestiones, además de la propia tienda online. Por eso, creemos que será interesante que des respuesta a diferentes aspectos relacionados con la venta online.

Muchas de estas preguntas dependerán de si ya cuentas con tu negocio o estás decidido a emprender un nuevo proyecto, ¡vamos a verlas!

¿Realmente necesitas una tienda online?

La pregunta del millón. Ahora parece que todo el mundo necesita una tienda online para adaptarse a los nuevos tiempos, ¿pero es realmente así? Por mucho que se venda como una panacea, los negocios digitales pueden ir más allá y pueden ser rentables, sin necesidad de implantar una tienda online.

Hay muchos negocios que no tienen necesidad de hacerlo, pero además es que van a ser menos rentables. Por ejemplo, si nuestro producto se vende al por mayor, ¿por qué centrarnos en compras de usuarios únicos?

Y sí, también puede suceder con los comercios de venta al por menor. En productos de alto valor económico, la venta online es más compleja, por lo que conseguir primero un contacto y ofrecerle una información más detallada, puede ser más conveniente que no intentar vender directamente, sin más.

En definitiva, para saber si realmente necesitas crear una tienda online, tienes que definir quiénes son tus potenciales clientes y en cómo se comportan como consumidores. Es decir, en cuál es el patrón de compra que suele establecer.

¿Qué producto vendes o quieres vender?

Está claro que si ya tienes un negocio físico, la respuesta la tienes más que clara. En este sentido, tendrás que pensar en si volcar tu catálogo de productos, volcar solo una parte o incluso ampliar dicho catálogo, si hubiera tal posibilidad.

Si es una tienda nueva, entonces, tendrás que atender a una serie de cuestiones. Lo que es seguro es que se tienen que tratar de productos que conoces, ya sea porque has trabajado en el sector o por vocación.

Esto te va a servir para vender online, pero también para cualquier proyecto. Si no te gusta lo que vendes, careces del conocimiento de tu producto o no te vas a sentir a gusto con dicho producto, el proyecto carece de sentido.

¿Cuál es mi competencia?

Otro de los pasos fundamentales que deberemos de tener en cuenta, a la hora de plasmar nuestra estrategia, reside en saber quiénes son nuestros competidores. Hoy en día, prácticamente cualquier sector tiene competencia.

En este sentido, cabe recordar que si un establecimiento local tiene como competidores a los negocios similares de la zona, Internet es todo el mundo. Sí, una de las ventajas de vender online es que tu mercado puede llegar a parecer infinito, ¡pero los competidores también!

Además de utilizar la lógica para saber cuáles son tus competidores, deberás de obtener información básica sobre cómo se mueven en Internet, como por ejemplo las redes sociales que utilizan y su nivel de interacción o su visibilidad SEO.

De la misma manera, aunque no sepas realmente quiénes son tus competidores, puedes saber cuál es la competencia para las búsquedas de tus productos, con herramientas como el planificador de palabras clave de Google.

Si todavía no sabes exactamente qué términos de búsqueda pueden ser interesantes, en este post tienes una guía completa para buscar palabras clave.

Una vez sepas cuál es tu competencia, podrás ver claramente en qué te puedes diferenciar. Muchas veces, se piensa simplemente en hacer una tienda y vender lo que los demás ya venden. A no ser que seas capaz de superarle en precio, las posibilidades de éxito son mínimas.

¿Quiénes son mis proveedores?

Ya sabes el producto que vas a vender online y la competencia. ¿Qué más tiene que definir nuestra estrategia? La gestión de los proveedores. Si ya tenías un comercio y llevas años trabajando con proveedores de confianza, no tendrás ningún problema.

En caso de que hablemos de un proyecto 100% nuevo y de que no controlemos todo el proceso de fabricación, distribución e importación, deberemos de ponernos a trabajar para encontrar un proveedor confiable, que cumpla con los plazos y los términos acordados.

Por norma general, cuando pensamos en proveedores se nos viene a la mente China. Sí, tener un proveedor chino puede tener ciertas ventajas, como un menor coste de producción y la gran cantidad de ofertantes.

Confiar este cometido a un proveedor europeo tiene otras ventajas, como una mejor comunicación, así como mejor protección de marcas y de pagos. Por eso, lo primero de todo, piensa detenidamente en los pros y contras de elegir un proveedor u otro.

¿Cómo va a ser la logística?

Antes de montar una tienda online, puede que no nos percatemos, pero la logística puede ser un auténtico quebradero de cabeza, si no se planifica de la manera adecuada. Tanto el almacenaje, como el transporte, son esenciales a la hora de determinar la rentabilidad de vender online.

En lo que respecta al transporte, hay que considerar los plazos de envío de los productos, además de su coste, pero otro apartado indispensable será el de las políticas de devolución o reemplazo. De la misma forma, las zonas de entrega juegan un papel fundamental en los precios de transporte.

Para saber si la logística es adecuada, deberás de asegurarte que todo el proceso funciona de forma eficaz, partiendo desde la recepción de la mercancía y de que se realice el inventario de forma correcta, que el almacenaje sea óptimo, así como su empaquetado y envío. El servicio de atención al cliente y devoluciones también tiene que ser muy ágil.

¿Con qué presupuesto cuento?

Un tema que, a veces, es incómodo, ¡con el dinero hemos topado! Sí, el precio para crear una tienda online es muy variable. Va a depender de sus funcionalidades, de su plataforma de gestión o número de productos. Ahora bien, si el coste de una tienda online se ajusta a tu presupuesto total, probablemente no sea rentable.

Pensamos en que, una vez tengamos una tienda online, simplemente hay que esperar sentado y a vender, ¡nada más lejos de la realidad! Cuando pensamos en el presupuesto para vender online, la inversión en la plataforma debería de ser un porcentaje reducido del total.

Simplemente, ¡piénsalo! Tienes una plataforma para gestionar los pedidos, pero necesitas visitas. Si quieres que lleguen a tu tienda, tienes que invertir en diferentes canales de marketing online.

Bien distinta sería la situación de un negocio que ya ha invertido previamente en estos canales. Por ejemplo, una marca que tiene una gran comunidad de seguidores en redes sociales oque tiene una buena estrategia de contenidos previa y que se lanza a la aventura de vender online. En este caso, una mayor parte del presupuesto sí que puede destinarse a la creación de la tienda online.

¿Qué canales de marketing online utilizar?

Como ya hemos dicho, es recomendable que la mayoría del presupuesto se dedique a atraer tráfico a tu tienda online, ¿pero cómo hacerlo? ¿Qué canales utilizar? Disponemos a nuestro alcance de numerosas vías para atraer a futuros consumidores.

Ahora bien, para saber sacarle el máximo partido, es necesario realizar una estrategia adecuada y en función de diferentes objetivos. ¡Por cierto! Si quieres saber más sobre este tema, en este post os hablamos de los diferentes canales de marketing online.

Pongamos, por ejemplo, que queremos captar nuevos usuarios que no nos conocen, pero que saben exactamente el producto que quieren comprar. A corto plazo, lo más interesante es realizar una campaña de Google Ads, para red de búsqueda, como en Shopping. Para que la estrategia sea más eficiente y pensando a largo plazo, el posicionamiento SEO es el mejor canal en el que puedes invertir.

Por otro lado, si te quieres dirigir a un público que no hace esas búsquedas, pero que podría ser un potencial  cliente por intereses o necesidades o incluso perfil demográfico, puede ser interesante realizar campañas de redes sociales y que pueden funcionar a corto, medio y largo plazo.

¡Pero hay otras opciones que también pueden ser de especial relevancia! Con el tiempo, puedes generar una tabla de clientes que ya han comprado tus productos y fidelizarles, mediante el envío de newsletter.

De la misma manera, puedes desarrollar acciones encaminadas a reconducir a aquellos usuarios que hayan abandonado el carrito, como el remarketing, ya sea a través de redes sociales como Facebook o mediante Google Ads.

Tal y como puedes ver, hay múltiples soluciones, pero hay que estudiar cuáles son las que mejor te convienen e incluirlo en tu estrategia para vender online.

El comercio electrónico puede ser una excelente opción para muchos negocios y, ahora más que nunca, se están viendo cuáles son sus múltiples ventajas. Sin embargo, siempre hay que pensar con la cabeza fría y planificar adecuadamente nuestro negocio. Plantéatelo antes de decidirte a vender online y estarás más cerca de que el proyecto de sus frutos.

Dejar un comentario

You must be logged in to post a comment.